Controles en la economía en agenda de la Asamblea Nacional Constituyente y el Gobierno - Agencia ONV

Bienvenido Al Portal Informativo del Oriente de Venezuela Comunicación Global

test banner

Lo Ultimo

Home Top Ad

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

lunes, 14 de agosto de 2017

Controles en la economía en agenda de la Asamblea Nacional Constituyente y el Gobierno



Expertos advierten que últimas normativas solo generaron distorsiones en la economía, más corrupción y acentuaron la escasez. 
La Asamblea Nacional Constituyente trae de nuevo al tapete la revisión del amplio menú de controles de la economía nacional con miras a parar el desenfreno en el valor de los productos por una inflación en constante alza y proyectada a cerrar en 1.000% a fin de año, el impacto del dólar paralelo y una acentuada escasez. 

Pero, aunque luce una quimera, del seno de la ANC llegan visiones encontradas a la del Ejecutivo Nacional, en esta materia, con Miraflores apostando por más controles y el sector de empresarios de la ANC en dirección opuesta.

“La primera ley que le voy a presentar y a pedir a la Constituyente es una ley para combatir la especulación de los precios y establecer la regulación de todos con mano de hierro, una ley de economía, la ley constitucional, es lo primero que le voy a pedir a la Constituyente”, señaló en julio el presidente Nicolás Maduro.

Esta nueva regulación pasaría a formar parte de una lista larga de otras tres promulgadas en 10 años del chavismo en el poder; sin embargo, la fijación de precios durante la presidencia de Hugo Chávez data de 2003 cuando el Ministerio de la Producción y el Comercio publicó los primeros precios máximos de venta al usuario en la Gaceta Oficial Nº 37.629.

Así, han desfilado desde 2007 la Ley Especial de Defensa Popular contra el Acaparamiento, la Especulación, el Boicot y cualquier otra conducta que afecte el consumo de los alimentos o productos sometidos a control de precios; en 2004, 2008, 2009 y 2010 la reformas a la Ley de Protección al Consumidor y al Usuario, en 2011 se sancionó la Ley de Costos y Precios Justos y en 2014 se aprobó la Ley de Costos y Precios Justos, con reformas parciales en noviembre del mismo año y en 2015. 

Esta semana, Oscar Schemel criticó la permanencia del control cambiario. Insistió en que “ninguna economía ha sido exitosa gobernando contra el mercado, pero tampoco para el mercado”. “Hay que revisar los controles. Los controles poco han servido porque parece que no controlan nada”, aseguró Schemel.

“El control cambiario no ha servido para controlar el precio del dólar, el control de precios no ha servido para controlar la inflación”, concluyó.

“Los controles de precios, instaurados por primera vez en Venezuela en septiembre de 1939, han podido -en el mejor escenario- represar los precios por muy cortos períodos de tiempo. Sin embargo, nunca han podido frenar la inflación y desincentivan la producción local”, sostuvo en entrevista con PANORAMA, Anabella Badi, coautora del libro El control de precios en Venezuela (1939-2015): de la Segunda Guerra Mundial a la Guerra Económica. 

A su vez, el director de la Academia de Economía del Zulia, Rafael Romero, señaló en tono crítico: “Eso no ha funcionado porque no hay poder humano que pueda controlar cada detalle en la economía, seguir insistiendo en ese camino es seguir insistiendo en la vía incorrecta, en un esquema que ya fracasó y volverá a fracasar. El problema del país es de producción”. 

En defensa de la intervención del Estado, el economista y también constituyentista, Blagdimir Labrador, explicó que el control es “un principio administrativo” y el Gobierno busca proteger a la sociedad.

“Hay quienes creen que los mercados se autoregulan y no es verdad, algunos nunca lo hacen”, aseveró a este diario. “Con lo que no estamos de acuerdo —agregó— son con las trabas burocráticas, hay que eliminarlas para aumentar la producción; articular mejor el sistema de los insumos, mejorar la forma de distribución, ya que el 96% de los alimentos llega por tierra y eso es un costo muy alto, cuando también se puede hacer por vía fluvial”. 

En cuanto a los mecanismos de marcaje de precios se han fijado distintos como el PVP en 2011 que cambió luego a Pmvp, Precio Máximo de Venta del Productor/Importador (Pmvpi), Precio Máximo de Venta del Distribuidor/Mayorista (Pmvdm) y, actualmente, en el Precio de Venta Justo (PVJ). Sin embargo, los últimos “precios justos” de alimentos publicados por la Sundde en su web fueron de la harina y el azúcar el 18 de enero de 2017. 

En esa oportunidad informó que la harina precocida tenía un PVJ de Bs. 639; no obstante, en el sector informar la venden hasta en 10 mil bolívares. 

Un punto relevante de la normativa vigente es que los comerciantes solo pueden obtener un margen de ganancia de 30% y esto provoca, a juicio del economista Romero, un desvío de mercancías al mercado negro y saltarse las regulaciones.

Una visual que comparte Abadi, quien argumentó que los controles “crean incentivos para el surgimiento de mercados paralelos e incentivos perversos para la corrupción”. 

“El Gobierno considera que los controles de precios han fallado por problemas de implementación y no porque generan distorsiones y cree que con perfeccionar el mecanismo, resolverá los problemas de inflación y escasez. Lamentablemente, estos problemas continuaran en la medida en que no se hagan reforma sustanciales al modelo económico”, argumentó. 

También existe una arista adicional y es el ingreso de productos colombianos al territorio nacional con precio basado en el dólar paralelo, cuya cotización llegó a los cinco dígitos, y sin límite máximo para el valor de venta. 

El único punto en el que coincidieron los tres analistas fue el de frenar el mercado paralelo de divisas, uno de los principales causantes de la especulación, aunque difirieron en la metodología para lograrlo. 

Mientras Abadi sugirió eliminar los controles, Labrador propuso mejorar las garantías para atraer capital extranjero y fomentar la oferta de dólares. 

Romero, por su parte, habló de revisar experiencias de otros países para corregir los problemas estructurales y coyunturales de la economía, así como un posible desmontaje de la fijación de los precios para darle respiro al salario de los venezolanos. 

En cualquier caso, los controles en el cuarto año de recesión económica ya están en agenda en el dúo Gobierno-ANC y parecen una prioridad.

FUENTE: PANORAMA

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Páginas